¿Fue la crisis de Bosnia el detonante de la Primera Guerra Mundial y no el asesinato?

¿Fue la crisis de Bosnia el detonante de la Primera Guerra Mundial y no el asesinato?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

He leído que Austria-Hungría se anexó Bosnia-Herzegovina en 1908, para consternación de los serbios. Rusia respaldó esta acción y se le prometió tener acceso al Estrecho, pero luego se le negó. Los serbios fueron presionados por su aliado ruso para que renunciaran a sus reclamos de Bosnia-Herzegovina (pero ¿por qué?). Antes de eso, Austria había amenazado repetidamente con ir a la guerra contra Serbia si Serbia seguía negándose a reconocer las afirmaciones de Austria.

El asesino que asesinó al archiduque Fernando era miembro de la Mano Negra, el mismo grupo que está relacionado con el gobierno posrevolucionario en Serbia, por lo que el gobierno serbio fue cómplice. Desde un punto de vista histórico, parece que el nacionalismo serbio fue el detonante de la Primera Guerra Mundial.


Yo diría que la causa fundamental de la Primera Guerra Mundial fue la crisis "serbia", de la cual la crisis de Bosnia y el asesinato del Archiduque fueron meras "manifestaciones".

La respuesta de Austria al asesinato del Archiduque fue el llamado Ultimátum de julio.

Brevemente, sus términos incluyeron que Serbia despidiera a una lista de funcionarios del gobierno, suprimiera libros y publicaciones y disolviera organizaciones que eran "anti Austria-Hungría". Además, Serbia tendría que procesar a las personas que participaron en el asesinato, y permitir la participación de la policía austriaca (término 6). Básicamente, estos eran términos que otorgaban derechos "extraterritoriales" a Austria-Hungría en Serbia.

Bajo la presión de sus "aliados" Francia y Rusia, Serbia aceptó todos los términos excepto el número 6. Incluso el káiser Wilhelm de Alemania estaba más que satisfecho de que la respuesta de Serbia hubiera evitado la guerra, porque representaba una capitulación sumamente humillante.

Pero los austriacos consideraron la respuesta "inaceptable" y declararon la guerra, incluso después de haber prometido "informalmente" a los rusos que no lo harían.

Básicamente, Austria buscaba una excusa para declarar la guerra y anexar Serbia, habiéndolo hecho con Bosnia. Si no hubiera sido por el asesinato del Archiduque, habría sido por algún otro asunto.


Después del Congreso de Berlín, Bosnia y Herzegovina fue ocupada por Austria-Hungría, pero todavía formaba parte formal del Imperio Otomano. Como Montenegro y Serbia querían incorporar esa provincia otomana juntos, se sintieron decepcionados con esa decisión y como único consuelo obtuvieron el reconocimiento internacional y Niš se anexó a Serbia.

Independientemente de la situación en Bosnia y Herzegovina, Serbia encontró un aliado en Austro-Hungaria, ya que querían expandir su territorio a los Balcanes orientales. En la guerra serbo-búlgara, Austro-Hungría salvó la independencia serbia cuando el representante austro-húngaro, el conde Khevenhüller-Metsch, amenazó a Bulgaria con la inclusión de los austro-húngaros en la guerra.

La situación cambió en 1903. cuando Alexander Obrenović fue asesinado por la organización militar secreta Bela Ruka (Mano Blanca). En el trono llegó la dinastía Karađorđević con Petar Karađorđević como nuevo rey. Los objetivos de Serbia han cambiado y encontraron un nuevo aliado en Rusia y Francia. El enfriamiento de las relaciones con Austo-Hungría llevó a la guerra de los cerdos entre Serbia y Austria-Hungría y la anexión de Bosnia y Herzegovina casi llevó a una guerra real.

Al mismo tiempo, en Austro-Hungría se fortaleció la idea de hacer una provincia yugoslava única en Austro-Hungría. Sin embargo, el emperador Franz Joseph I. se negó a llevar a cabo esta idea. El joven archiduque Franz Ferdinand tenía diferentes puntos de vista y en realidad quería reorganizar Austro-Hungría en la monarquía trialista. Esa idea no fue muy popular en Hungría porque perderían Rijeka y otros territorios (Compromiso Austro-Húngaro), Riječka krpica. Esa idea tampoco era popular en Serbia y en la gente de fuerte orientación yugoslava en Austro-Hungría (había muchos de ellos en ese momento).

Gavrilo Princip fue uno de ellos. Era miembro de Mlada Bosna, controlada por Crna Ruka, organización terrorista que participó en numerosos asesinatos y actividades delictivas. Finalmente mató al archiduque Franz Ferdinand y cuando se rechazó la solicitud de Austro-Hungría para la conducción de la investigación, Austro-Hungría atacó a Serbia comenzando una reacción en cadena y el comienzo de la Primera Guerra Mundial.

Así que el asesinato fue el detonante de la Primera Guerra Mundial, y las causas de la Primera Guerra Mundial radicaron en el Congreso de Berlín, la Crisis de Bosnia y muchos otros eventos en el mundo, no solo Austro-Hungría y Serbia, sino otras grandes potencias mundiales.

Y sí, te recomiendo que leas el comentario de @choster si no conoces la diferencia entre las causas y el desencadenante de la guerra.


El asesinato del archiduque Franz Ferdinand

Profundamente enamorado, Ferdinand decidió casarse con Sophie Chotek en 1900 a pesar de la oposición de su tío, el emperador austrohúngaro Franz Josef, quien se negó a asistir a su boda. Aunque no era exactamente una plebeya, Sophie provenía de una familia de oscuros nobles checos y no de una dinastía reinante o antiguamente reinante de Europa. Como resultado, ella y sus hijos Ferdinand & # x2019s fueron declarados inelegibles para el trono. Sophie también se convirtió en víctima de innumerables pequeños desaires. En los banquetes imperiales, por ejemplo, entró en cada habitación la última, sin una escolta, y luego se sentó lejos de su marido en la mesa del comedor.

A pesar de su matrimonio, Ferdinand siguió siendo el heredero e inspector general del ejército de Franz Josef. En esa capacidad, aceptó asistir a una serie de ejercicios militares de junio de 1914 en Bosnia-Herzegovina. Austria-Hungría acababa de anexar estas provincias unos años antes contra los deseos de la vecina Serbia, que también las codiciaba. Ferdinand creía que los serbios eran & # x201Cpigs, & # x201D & # x201Cthieves, & # x201D & # x201Cmurderers & # x201D y & # x201Cslands. & # X201D Sin embargo, se había opuesto a la anexión por temor a que creara una situación política ya turbulenta incluso peor. Antiguamente controlada por el Imperio Otomano, la población de Bosnia-Herzegovina era aproximadamente 40 por ciento serbia, 30 por ciento musulmana y 20 por ciento croata, y varias otras etnias constituían el resto.

Al enterarse de la próxima visita de Ferdinand & # x2019, los Jóvenes Bosnios, una sociedad secreta revolucionaria de estudiantes campesinos, comenzaron a conspirar para asesinarlo. En mayo, Gavrilo Princip, Trifko Grabez y Nedeljko Cabrinovic viajaron a la capital serbia de Belgrado, donde recibieron seis bombas de mano, cuatro pistolas semiautomáticas y cápsulas suicidas de cianuro de miembros de la llamada Mano Negra, un grupo terrorista con cerca vínculos con el ejército serbio. Después de practicar con sus pistolas en un parque de Belgrado, los tres hombres viajaron de regreso a Bosnia-Herzegovina, recibiendo ayuda de los asociados de Black Hand para pasar de contrabando sus armas a través de la frontera. Hasta el día de hoy, no está claro si el gobierno serbio participó en el plan.

Ferdinand y Sophie partieron de su finca hacia Bosnia-Herzegovina el 23 de junio. Habiendo recibido múltiples advertencias para cancelar el viaje, el archiduque sabía que les esperaba un peligro potencial. & # x201C Nuestro viaje comienza con un presagio extremadamente prometedor & # x201D, supuestamente dijo cuando los ejes de su coche se sobrecalentaron. & # x201C Si nuestro coche se quema, y ​​allí abajo nos arrojarán bombas. & # x201D Después de llegar a una ciudad balneario a unas pocas millas de Sarajevo, Bosnia-Herzegovina & # x2019s capital, Ferdinand asistió a dos días de ejercicios militares mientras Sophie visitaba escuelas y orfanatos. Por un capricho, la pareja condujo una noche para ver los bazares de Sarajevo y # x2019s. Mientras estaban allí, atrajeron a una multitud de espectadores, incluido Princip, pero aparentemente fueron tratados con calidez y cortesía.

Después de un banquete con líderes religiosos y políticos, solo quedaba un día de eventos antes de que Ferdinand y Sophie regresaran a casa. Esa mañana, 28 de junio, el archiduque envió un telegrama a su hijo mayor felicitándolo por los últimos resultados de sus exámenes. Luego, él y Sophie abordaron un tren para el corto viaje a Sarajevo. Por una vez, a Sophie se le permitió caminar junto a Ferdinand durante una breve inspección de tropas, después de lo cual la pareja se subió a un automóvil descapotable para dar un paseo en caravana hasta el ayuntamiento. Se suponía que el coche delante de ellos transportaba a seis agentes especialmente entrenados, pero en cambio sólo tenía uno, más tres policías locales. De hecho, durante todo el viaje, los funcionarios austrohúngaros presuntamente prestaron más atención a los menús de la cena que a los detalles de seguridad.

Mientras tanto, siete jóvenes bosnios se habían desplegado a lo largo del Appel Quay, una avenida principal de Sarajevo que corre paralela al río Miljacka. Cuando pasó la caravana, habiendo sido previamente publicada su ruta, Cabrinovic preguntó qué coche llevaba el archiduque. Luego arrojó su bomba contra el automóvil, solo para ver cómo rebotaba en el techo doblado y rodaba debajo del vehículo equivocado. La explosión posterior hirió a dos oficiales del ejército y a varios transeúntes, pero dejó a Ferdinand y Sophie prácticamente ilesos. Cabrinovic saltó al lecho del río, en su mayor parte seco, e hizo un intento a medias de suicidarse antes de ser detenido. & # x201CI soy un héroe serbio & # x201D, supuestamente gritó mientras la policía se lo llevaba. Al menos otros dos jóvenes bosnios también miraron bien al archiduque, pero aparentemente perdieron el valor para intentar un asesinato.

Princip detenido después de dispararle al archiduque Franz Ferdinand, su esposa Sophie

En lugar de huir inmediatamente de Sarajevo, Ferdinand decidió continuar con el evento planeado en el ayuntamiento. Al terminar, insistió en visitar a los oficiales heridos en el hospital. Con el fin de disuadir a otros lanzadores de bombas, la caravana recorrió el muelle de Appel a gran velocidad. Sin embargo, por error, los primeros tres autos tomaron una calle lateral justo donde Princip estaba parado. Cuando los autos intentaron retroceder hacia el Appel Quay, Princip sacó su pistola y disparó dos tiros al archiduque a quemarropa, atravesándolo en el cuello y también golpeando el abdomen de Sophie. & # x201CSophie, Sophie, don & # x2019t muera & # x2014 permanezca vivo por nuestros hijos, & # x201D Ferdinand murmuró. Sin embargo, en cuestión de minutos ambos habían fallecido. Princip, un esbelto rechazado del ejército serbio de 19 años, admitió más tarde haber matado a Ferdinand, pero dijo que no había tenido la intención de golpear a Sophie. Tres semanas demasiado joven para la pena de muerte, Princip recibió una sentencia de 20 años, pero contrajo tuberculosis y murió en la cárcel en abril de 1918, a la edad de solo 23 años.

Con las tensiones ya en aumento entre las potencias europeas y # x2019, el asesinato precipitó un rápido descenso a la Primera Guerra Mundial. Primero, Austria-Hungría obtuvo el apoyo alemán para la acción punitiva contra Serbia. Luego envió a Serbia un ultimátum, redactado de una manera que hacía poco probable su aceptación. Serbia propuso un arbitraje para resolver la disputa, pero Austria-Hungría declaró la guerra el 28 de julio de 1914, exactamente un mes después de la muerte de Fernando. Para la semana siguiente, Alemania, Rusia, Francia, Bélgica, Montenegro y Gran Bretaña se habían visto envueltos en el conflicto, y otros países como Estados Unidos entrarían más tarde. En general, más de 9 millones de soldados y casi esa cantidad de civiles morirían en combates que duraron hasta 1918.


Contenido

La mitad de la década de 1870 fue testigo de una serie de rebeliones violentas contra el dominio otomano en los Balcanes y de respuestas igualmente violentas y represivas de los turcos. El zar de Rusia, Alejandro II, queriendo intervenir contra los otomanos, buscó y obtuvo un acuerdo con Austria-Hungría. En las Convenciones de Budapest de 1877, las dos potencias acordaron que Rusia se anexaría Besarabia y Austria-Hungría observaría una neutralidad benévola hacia Rusia en la guerra pendiente con los turcos. Como compensación por este apoyo, Rusia aceptó la anexión de Bosnia-Herzegovina por Austria-Hungría. [13]

Poco después, los rusos declararon la guerra y, después de algunos contratiempos, hicieron retroceder implacablemente a los turcos a unas pocas millas de Constantinopla. Lo que impidió a los rusos expulsar a los turcos completamente de Europa fue la voluntad de las otras grandes potencias, particularmente Gran Bretaña y Austria-Hungría, de hacer cumplir un tratado anterior, la Convención del Estrecho de Londres de 1841, que establecía que el Estrecho de Constantinopla sería cerrado a los buques de guerra en tiempo de guerra. Esto tuvo el efecto de embotellar la flota rusa en el Mar Negro, pero no valdría nada si las tropas rusas ganaran el control del estrecho por tierra. Después de su victoria en la guerra, los rusos impusieron el Tratado de San Stefano a los otomanos, que, en parte, renegó de las promesas hechas en la Convención de Budapest y declaró que Bosnia-Herzegovina sería ocupada conjuntamente por tropas rusas y austriacas. [13]

El Tratado de San Stefano fue anulado por el Tratado de Berlín de 1878. En virtud del artículo 29, Austria-Hungría recibió derechos especiales sobre las provincias del Imperio Otomano de Bosnia-Herzegovina y el Sanjak de Novi Pazar. El artículo 25 establece que "Las provincias de Bosnia y Herzegovina serán ocupadas y administradas por Austria-Hungría" y continúa "Austria-Hungría se reserva el derecho de mantener guarniciones y de tener carreteras militares y comerciales en toda la zona de esa parte [el Sanjak de Novi Pazar] de la antigua Vilayet de Bosnia ". [14]

El Sanjak de Novi Pazar, dominado por bosnios, separó a Montenegro de Serbia e impidió la unión geográfica y política de estos dos estados que a menudo estaban estrechamente alineados. La ocupación austríaca del Sanjak también fue significativa porque proporcionó a Austria-Hungría un área de preparación para una posible expansión futura hacia el puerto egeo de Salónica en la Macedonia controlada por los otomanos. La población bosnia ya estaba dividida religiosamente en musulmanes, católicos y cristianos ortodoxos.

Austria-Hungría ejerció sus derechos legales, tomando el control firme de Bosnia-Herzegovina y ocupando conjuntamente el Sanjak de Novi Pazar junto con el Imperio Otomano. El Tratado de Berlín permitió la ocupación austríaca exclusiva de Bosnia-Herzegovina, pero no especificó una disposición final de las provincias. Esta omisión se abordó en el tratado de la Liga de los Tres Emperadores de 1881, donde tanto Alemania como Rusia respaldaron el derecho de Austria a anexar Bosnia-Herzegovina. [15] Un tratado comercial bilateral entre Austria y Serbia en el mismo año tenía un anexo secreto, declarando que "Serbia" no permitiría que ninguna intriga política, religiosa o de otro tipo fuera dirigida desde su territorio contra la monarquía austro-húngara, incluida Bosnia. , Herzegovina y el Sanjak de Novi Pazar '". [16] Sin embargo, en 1897, bajo el nuevo zar, Nicolás II, el gobierno imperial ruso había logrado, nuevamente, retirar su apoyo a la anexión austriaca de Bosnia-Herzegovina. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, el conde Michael Muraviev, declaró que una anexión austriaca de Bosnia-Herzegovina plantearía "una cuestión extensa que requiere un escrutinio especial". [17] Serbia permitió que sus obligaciones en virtud del tratado comercial de 1881 expiraran en 1899. [18]

En 1903, el rey de Serbia fue asesinado en un golpe y la dinastía pro-rusa Karađorđević subió al trono. El poder se trasladó a elementos muy interesados ​​en la expansión a Bosnia. El nuevo gobierno serbio quería apoderarse del Sanjak de Novi Pazar y Bosnia-Herzegovina de manos de los austrohúngaros. Las relaciones entre Serbia y Austria-Hungría se deterioraron gradualmente. Sin embargo, la capacidad de Rusia para apoyar a Serbia se redujo en gran medida tras la humillación militar en la Guerra Ruso-Japonesa de 1905 y los consiguientes disturbios internos. [19]

En 1907, el ministro de Relaciones Exteriores austro-húngaro, Alois Aehrenthal, comenzó a formular un plan para solidificar la posición de Austria-Hungría hacia Serbia mediante la anexión de Bosnia-Herzegovina. Su oportunidad llegó en forma de una carta del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Izvolsky, proponiendo la anexión austriaca de las provincias como parte de un acuerdo para asegurar un mejor acceso al Estrecho de Turquía para los buques de guerra rusos [20], y una reunión posterior en el castillo de Buchlau. en Moravia, Austria-Hungría. [21]

Intercambio de cartas Editar

El 2 de julio de 1908, el canciller ruso Alexander Izvolsky envió una carta al canciller austrohúngaro Alois Aehrenthal y propuso una discusión sobre cambios recíprocos al Tratado de Berlín de 1878 a favor del interés ruso en el Estrecho de Constantinopla y los intereses austrohúngaros. en la anexión de Bosnia-Herzegovina y el Sanjak de Novi Pazar. El 14 de julio Aehrenthal respondió con cautelosa aceptación de las discusiones propuestas. [22] El 10 de septiembre, después de largas y complejas discusiones dentro del Gobierno Imperial discutiendo las propuestas de Izvolsky a Austria-Hungría, Aehrenthal le describió un conjunto ligeramente diferente de contrapropuestas: propuso eso a cambio de una actitud amistosa de Rusia cuando Austria -Hungría anexó Bosnia-Herzegovina, Austria-Hungría luego retiraría sus tropas del Sanjak. Luego, la carta ofrecía discutir, como asunto separado, la cuestión del Estrecho, de manera amistosa. Aehrenthal propuso que, en caso de que se llegara a un acuerdo sobre Bosnia-Herzegovina, su Gobierno no - si los rusos proponían posteriormente hacer valer el derecho de su flota del Mar Negro a utilizar y proteger su acceso al Mediterráneo a través del Bósforo - decidiría automáticamente con la otra parte. poderes para apoyar colectivamente la oposición del Imperio Otomano (hasta la guerra incluida) a tal propuesta. [23]

Reunión en Buchlau Editar

El 16 de septiembre, Izvolsky y Aehrenthal se encontraron cara a cara en el castillo de Buchlau en Moravia, la residencia privada del conde Leopold Berchtold, embajador de Austria-Hungría en San Petersburgo. No se tomó acta durante estas reuniones privadas, que duraron un total de seis horas. Izvolsky aceptó la responsabilidad de redactar las conclusiones de las reuniones y remitirlas a Aehrenthal. El 21 de septiembre, Aehrenthal escribió a Izvolsky solicitando este documento, a lo que Izvolsky respondió dos días después que el documento había sido enviado al zar para su aprobación. Este documento, si alguna vez existió, nunca se ha producido. [24]

Versión del acuerdo de Aehrenthal Editar

Según el relato de Aehrenthal dado por Albertini, Izvolsky acordó que Rusia mantendría "una actitud amistosa y benevolente" si Austria-Hungría se anexara Bosnia-Herzegovina. Recíprocamente, si Rusia se moviera para abrir "el Estrecho a un solo barco de guerra", Austria-Hungría mantendría una actitud benévola. Los dos acordaron que una consecuencia probable de la anexión fue que Bulgaria, que estaba de facto independiente desde 1878, declararía su independencia formal del Imperio Otomano. Austria-Hungría no ofrecería concesiones territoriales a Serbia o Montenegro, pero si apoyaran la anexión, Austria-Hungría no se opondría a la expansión serbia en los Balcanes y apoyaría la demanda rusa de revisar el artículo 29 del Tratado de Berlín que restringía a montenegrino. soberanía. Las partes acordaron que "estos cambios podrían recibir sanción después de la negociación con la Puerta y las Potencias", pero "no se hablaría más de Bosnia-Herzegovina". La anexión probablemente tendrá lugar a principios de octubre. [25] No se ha encontrado el original del relato de Aehrenthal, por lo que los historiadores han tenido que conformarse con una copia de oficina sin fecha del documento. [26]

Versión de Izvolsky Editar

El 30 de septiembre, Austria-Hungría informó a Izvolsky, que estaba en París en ese momento, que la anexión se llevaría a cabo el 7 de octubre. El 4 de octubre, Izvolsky preparó un informe a petición del embajador británico en Francia, Francis Bertie. Izvolsky declaró que su posición era que la anexión era un asunto que debía resolverse entre los signatarios del Tratado de Berlín. Con la compensación de la retirada austro-húngara del Sanjak de Novi Pazar, Rusia no consideraría la anexión como un motivo para ir a la guerra, pero Rusia y otros gobiernos insistirían en cambios al Tratado favorables para ellos, incluida la apertura del Estrecho (Rusia interés), la independencia de Bulgaria, las concesiones territoriales a Serbia y la abolición de las restricciones a la soberanía de Montenegro en virtud del artículo 29. [27] Bertie le dijo al ministro de Relaciones Exteriores británico Gray que sentía que Izvolsky no estaba siendo completamente honesto sobre el contexto en el que estos entendimientos habían llegado a ser alcanzado a través de su "diplomacia". [ cita necesaria ]

El 6 de octubre, un día después de que Bulgaria declarara su independencia del Imperio Otomano, el emperador Franz Joseph anunció al pueblo de este territorio otomano (que había sido ocupado por Austria durante 30 años) su determinación de reconocerlos y otorgarles un régimen autónomo y constitucional. , bajo su autoridad como su soberano anexionante. [28] Al día siguiente, Austria-Hungría anunció su retirada del Sanjak de Novi Pazar. La independencia de Bulgaria y la anexión de Bosnia no fueron cubiertas por el Tratado de Berlín y desencadenaron una oleada de protestas diplomáticas y discusiones.

Serbia movilizó su ejército y el 7 de octubre el Consejo de la Corona de Serbia exigió que se revocara la anexión o, en su defecto, Serbia debería recibir una compensación, que definió el 25 de octubre como una franja de tierra en la parte más septentrional del Sanjak de Novi Pazar. [29] Al final, estas demandas fueron rechazadas. Serbia tomó el control del Sanjak después de las guerras de los Balcanes.

Imperio Otomano Editar

El Imperio Otomano protestó por la declaración de independencia de Bulgaria con más vigor que la anexión de Bosnia-Herzegovina, que no tenía perspectivas prácticas de gobernar. Se produjo un boicot a los productos y tiendas austrohúngaros, lo que provocó pérdidas comerciales de más de 100.000.000 kronen en Austria-Hungría. El 26 de febrero, Austria-Hungría resolvió el asunto en un tratado. Austria-Hungría acordó pagar a los otomanos 2,2 millones de liras otomanas por las tierras públicas de Bosnia-Herzegovina. [30] La independencia de Bulgaria no se pudo revertir.

Francia, Gran Bretaña, Rusia e Italia Editar

La anexión y la declaración de Bulgaria se consideraron violaciones del Tratado de Berlín. Francia, Gran Bretaña, Rusia e Italia estaban por tanto a favor de una conferencia para considerar el asunto. La oposición alemana y las complejas maniobras diplomáticas en cuanto a la ubicación, la naturaleza y las condiciones previas de la conferencia la retrasaron y finalmente la hundieron. [31] En cambio, las Potencias llegaron a un acuerdo sobre enmiendas al Tratado mediante consultas entre capitales.

Italia esperaba compensaciones en las áreas de "Italia Irredenta" gobernadas por Austria-Hungría a cambio de su reconocimiento de la anexión de Bosnia-Herzegovina, como se acordó en los tratados de la Triple Alianza con Austria-Hungría. Sin embargo, esto no sucedió y se convirtió en una de las razones por las que Italia rompió su alianza con Austria-Hungría en 1915. [32] La cláusula de compensación mutua era el artículo 7 de las versiones de 1909 y de 5 de diciembre de 1912 del mismo tratado:

Sin embargo, si, en el curso de los acontecimientos, el mantenimiento del statu quo en las regiones de los Balcanes o de las costas e islas otomanas en el Adriático y en el Mar Egeo llegara a ser imposible, y si, como consecuencia de la acción de una tercera Potencia o no, Austria-Hungría o Italia se encontraran en la necesidad de modificarla mediante una ocupación temporal o permanente de su parte, esta ocupación sólo tendrá lugar después de un acuerdo previo entre las dos Potencias, basado en el principio de una compensación recíproca por todas las ventajas, territoriales o de otro tipo, que cada uno de ellos pudiera obtener más allá del statu quo actual, y dando satisfacción a los intereses y pretensiones fundadas de las dos Partes. [33]

La oposición británica a enmendar el Tratado de Berlín con respecto al Estrecho dejó a Rusia con las manos vacías y, por lo tanto, Izvolsky y el Zar consideraron la anexión y las maniobras de Aehrenthal como hechas de mala fe. Consciente de la supuesta herencia judía de Aehrenthal, Izvolsky estalló y comentó: "El judío sucio me ha engañado. Me mintió, me engañó, ese judío espantoso". [34] Para dominar a Izvolsky, Austria-Hungría amenazó con liberar y finalmente comenzó a filtrar documentos en los que, en el transcurso de los 30 años anteriores, Rusia había acordado que Austria-Hungría tenía las manos libres para hacer lo que quisiera. con Bosnia-Herzegovina y el Sanjak de Novi Pazar. Estos documentos fueron una vergüenza para Rusia, especialmente en lo que respecta a sus relaciones con Serbia. El zar Nicolás II escribió al emperador Franz-Joseph y acusó a Austria-Hungría de traicionar una confianza y las relaciones entre los dos países se dañaron permanentemente. Bajo el consejo de Alemania, Austria-Hungría mantuvo en secreto la correspondencia del 2 de julio y el 23 de septiembre de Izvolsky a Aehrenthal y estas eran una amenaza continua para la posición de Izvolsky si Rusia no aceptaba firme y públicamente la enmienda del Artículo 25 del Tratado de Berlín para aceptar la anexión. El 22 de marzo, Alemania puso a Rusia en el punto de mira, exigiendo que Rusia diera un "sí" o un "no" claro e inequívoco sobre si se comprometía a aceptar esta enmienda. No dar una respuesta positiva haría que Alemania se retirara de las discusiones diplomáticas "y dejara que las cosas sigan su curso". [35] Bajo tal presión, Izvolsky cedió y aconsejó al gabinete que aceptara la enmienda del artículo 25 por temor a que, de lo contrario, Austria sería libre de actuar contra Serbia. El gabinete estuvo de acuerdo. El 23 de marzo, el zar aceptó la decisión y la comunicó al embajador alemán en Rusia Portales. [36] Sin embargo, Gran Bretaña no estaba del todo dispuesta a aceptar y declaró que lo haría sólo una vez que "la cuestión serbia se hubiera resuelto de manera pacífica". Francia se situó detrás de Gran Bretaña.

El 26 de marzo, Austria-Hungría proporcionó a Gran Bretaña el texto negociado de la declaración de marzo de Serbia comprometiendo a Serbia a aceptar la anexión. Corrió:

Serbia reconoce que no ha sido lesionada en su derecho por el hecho consumado creada en Bosnia-Herzegovina y que, en consecuencia, se ajustará a la decisión que las Potencias tomen en relación con el artículo 25 del Tratado de Berlín. Sometida a los consejos de las grandes potencias, Serbia se compromete ya ahora a abandonar la actitud de protesta y oposición que ha mantenido con respecto a la anexión desde el otoño pasado y se compromete a cambiar el rumbo de su actual política hacia Austria-Hungría para vivir. de ahora en adelante con este último sobre una base de buena vecindad. Conforme a estas declaraciones y confiada en las intenciones pacíficas de Austria-Hungría, Serbia reducirá su ejército a la posición de la primavera de 1908 en lo que respecta a su organización, distribución y efectividad. Desarmará y disolverá a sus voluntarios y bandas y evitará la formación de nuevas unidades de irregulares en sus territorios. [37]

Al día siguiente, Austria-Hungría pidió la firme seguridad de Gran Bretaña de que una vez que las negociaciones con Serbia estuvieran completas, Gran Bretaña aceptaría la enmienda del artículo 25. Sin esa garantía, Austria-Hungría declaró que interrumpiría las negociaciones con Serbia. [38] Más tarde, ese mismo día, Austria-Hungría decidió movilizar parcialmente sus fuerzas armadas. El 28 de marzo, Gran Bretaña se comprometió según lo solicitado. El 31 de marzo, Serbia hizo su declaración formal de aceptación a Austria-Hungría, lo que representa una completa caída serbia. La crisis había terminado. [37] Las grandes potencias firmaron las enmiendas al Tratado de Berlín en las distintas capitales del 7 al 19 de abril.

Poco más de un año después, como resultado de esta derrota diplomática, Izvolsky fue degradado y nombrado embajador en Francia. Estaba permanentemente amargado contra Aehrenthal y las potencias centrales. [39] El diplomático y periodista ruso de Schelking relata la caída política de Izvolsky: "En los salones de Petrogrado se le dio el sobrenombre de 'Príncipe del Bósforo'. En su presunción, Izvolsky no podía ver que se burlaban de él". [40]


El asesinato que inició la Primera Guerra Mundial

El ataque de los extremistas serbios a los herederos del trono de Austria el 28 de junio de 1914 desató lo que se llamó la "Crisis de julio" en Europa. Un mes después, comenzó la Primera Guerra Mundial.

El archiduque Franz Ferdinand (1863-1914) y su esposa Sophie (1868-1914) acababan de llegar a Sarajevo después de una visita con el emperador alemán Guillermo II (1859-1941). Fueron invitados a presenciar las maniobras de las tropas austriacas en Bosnia. En el camino hacia la ciudad, su procesión de autos tuvo que conducir relativamente lento, lo que hizo el juego a los atacantes que aguardaban.

El joven asesino cuyos disparos desencadenaron la Primera Guerra Mundial es llevado por la policía a la comisaría de Sarajevo.

El primer intento de asesinato fracasó debido a la rápida reacción del aparente heredero austríaco. Por el rabillo del ojo, Franz Ferdinand vio algo negro que volaba hacia él y levantó la mano en un gesto protector, derribando así la granada del coche. Aterrizó en el automóvil detrás de él, hiriendo a dos de los pasajeros de ese automóvil. El perpetrador intentó suicidarse ingiriendo una pastilla de cianuro, pero como la pastilla era vieja, el veneno no funcionó y solo lo enfermó. Fue detenido por gente en la calle y arrestado. La procesión del archiduque se dirigió rápidamente al Ayuntamiento. Allí, se decidió que tomarían una ruta diferente al recinto del desfile militar.

Poco después de partir hacia los terrenos, el conductor de uno de los autos que encabezaban la procesión notó que iban por el camino equivocado. Los coches tuvieron que retroceder lentamente. Mientras tanto, un segundo conspirador había tomado posición. Aprovechó su oportunidad y disparó su pistola dos veces contra el coche. Franz Ferdinand recibió un disparo en el cuello de Sophie en el abdomen. Su atacante también ingirió una pastilla de cianuro, que tampoco funcionó. Mientras que el segundo atacante fue retenido por transeúntes, Franz Ferdinand y su esposa Sophie murieron en su automóvil a causa de sus heridas.

En el juicio de los dos atacantes, admitieron ser seguidores del movimiento "pan-eslavista". Con el apoyo de Rusia, esta organización apuntó a la unidad nacional para todos los pueblos eslavos. Como muchos eslavos vivían en la monarquía dual austrohúngara, el heredero del trono austríaco había sido identificado durante mucho tiempo como una posible víctima de asesinato.

Tropas francesas en las trincheras de Verdún durante la Primera Guerra Mundial

Crisis de julio en Europa

El ataque no se manejó como lo que realmente era, es decir, un incidente que afectó las relaciones diplomáticas entre Austria-Hungría y Serbia y que podría conducir a conflictos internos con varios grupos minoritarios. En cambio, el ejército austríaco actuó como si hubiera estado esperando esa oportunidad para empujar al emperador Francisco José I (1830-1916) a una represalia militar inmediata contra Serbia. En esto, contó con el apoyo del mando militar alemán. El canciller imperial alemán Theobald von Bethmann-Hollweg (1856-1921) envió una misiva a Viena que era el equivalente a una carta abierta en la que defendía la guerra contra Serbia: su majestad, el emperador alemán, estaba "de acuerdo con sus deberes federales y su vieja amistad "leal y valiente del lado de Austria, decía la carta. Dejando a un lado los susurros de Guillermo II, todavía había tiempo suficiente para evitar que Europa se quemara en un incendio a gran escala. Pero los gobiernos decidieron lo contrario.

Catástrofe seminal del siglo XX

Campaña de bombardeo en Londres, 1917

El 23 de julio de 1914, Austria entregó un ultimátum de 48 horas a Belgrado, exigiendo que se nombraran investigadores austriacos para perseguir a los responsables del asesinato. Aunque el gobierno serbio cumplió con esta solicitud y con varias otras, la respuesta no fue suficiente para el gobierno de Viena. Francis Joseph I también respaldó una declaración de guerra contra Serbia. La cadena de reacciones diplomáticas y militares ya no podía detenerse.

Austria-Hungría declaró la guerra a Serbia el 28 de julio de 1914. Al día siguiente, Rusia reaccionó movilizando su ejército. El 31 de julio de 1914, el Imperio Alemán le dio a Francia un ultimátum: en el caso de una guerra entre Alemania y Rusia, Francia debía permanecer neutral. Al mismo tiempo, se pidió al zar Nicolás II, también por ultimátum, que detuviera la movilización rusa. Cuando este ultimátum fue ignorado y el gobierno ruso no llamó a su ejército, el ejército alemán emitió una declaración de guerra contra Rusia. El 1 de agosto de 1914, el emperador Guillermo II firmó la declaración de guerra.

Este día marcó el comienzo de lo que el historiador estadounidense George F. Kennan (1904 - 2005) describió como la "catástrofe seminal" del siglo XX: la Primera Guerra Mundial. Como presos de la locura, los líderes políticos europeos renunciaron a la relativa riqueza del continente, estable relaciones políticas y hegemonía cultural en gran parte del mundo en el verano de 1914. En lo que parecía ser una especie de pacto secreto, los gobernantes coronados de Europa transformaron el continente en un campo de batalla de proporciones inimaginables, todo debido a un incidente que fue insignificante en comparación con sus consecuencias. Estaban fascinados por la perspectiva de lo que podían ganar al final de la guerra, y no escucharon las voces premonitorias que les advertían de su propia desaparición.


¿Fue la crisis de Bosnia el detonante de la Primera Guerra Mundial y no el asesinato? - Historia

Nota sobre la ortografía eslava: Debido a las limitaciones actuales de HTML, ciertos caracteres eslavos no se pueden reproducir. He optado por utilizar las mismas letras, pero sin los signos diacríticos, en lugar de transcribir. Cabrinovic, por ejemplo, se escribirá tal cual, y no se traducirá como Chabrinovitj o Chabrinovitch. La ortografía precisa acompaña al mapa que se muestra a continuación

Fondo

Eventos que llevaron al asesinato

Bosnia y Herzegovina eran provincias al sur de Austria que, hasta 1878, habían estado gobernadas por los turcos. El Tratado de Berlín (1878) resolvió la disposición de las tierras perdidas por los turcos tras su desastrosa guerra con Rusia. A Austria se le concedió el poder de administrar las dos provincias de forma indefinida.
Bosnia estaba poblada principalmente por tres grupos: croatas (católicos romanos), serbios étnicos (serbios-ortodoxos) y musulmanes (abandonados de los días del dominio turco). No hay grupo étnico: bosnios. Muchos serbios de Bosnia sintieron un fuerte deseo nacionalista de que su provincia se uniera a la de sus hermanos serbios al otro lado del río en Serbia. Muchos en Serbia compartieron abiertamente ese deseo.

El 6 de octubre de 1908, Austria anexó Bosnia y Herzegovina directamente al imperio austrohúngaro. Las razones eran complejas. La anexión eliminaría cualquier esperanza que Turquía pudiera tener de recuperar las provincias. La inclusión total en el imperio daría a los bosnios plenos derechos y privilegios. Puede haber sido un acto de voluntad de los austriacos, solo para demostrar que todavía eran una potencia soberana activa. Por alguna razón, la anexión causó un gran revuelo en Europa. La medida no fue exactamente legal. Rusia, en particular, estaba molesta, a pesar de que los rusos habían dado anteriormente su consentimiento a la anexión. (Se suponía que Austria ayudaría primero a Rusia en los Dardanelos) Después de que Austria pagara a Turquía un acuerdo en efectivo, la mayor parte de Europa se calmó. Los serbios, sin embargo, no lo hicieron. Codiciaban las provincias por su propio imperio serbio.

Una sociedad secreta llamada Ujedinjenje ili Smrt, ('Unión o muerte') se fundó en Belgrado, una consecuencia de un grupo nacionalista serbio más antiguo: Narodna Odbrana . La Mano Negra se hizo cargo del trabajo del grupo más antiguo de propaganda anti-austriaca dentro de Serbia, sabotaje, espionaje y asesinatos políticos en el extranjero, especialmente en las provincias que Serbia deseaba anexar. El grupo incluía a muchos funcionarios gubernamentales, profesionales y oficiales del ejército.
Cuando se supo que el heredero aparente del trono austríaco, Franz Ferdinand, estaba programado para visitar Sarajevo en junio de 1914, la Mano Negra decidió asesinarlo. Se reclutaron, entrenaron y equiparon tres jóvenes bosnios: Gavrilo Princip, Nedjelko Cabrinovic y Trifko Grabez.

El gobierno serbio

Debido a sus muchos miembros del gobierno y del ejército, las actividades de la Mano Negra eran bastante conocidas por el gobierno serbio. Cuando el primer ministro Pasic se enteró del complot de asesinato, tenía un problema difícil entre manos. Si no hacía nada y el complot tenía éxito, la participación de la Mano Negra seguramente saldría a la luz. Las enredadas conexiones entre la Mano Negra y el gobierno serbio colocarían a Serbia en una posición muy mala. Incluso podría provocar la guerra con Austria. Si advertía a los austríacos del complot, sus compatriotas lo considerarían un traidor. También estaría admitiendo tener un conocimiento más profundo de las acciones anti-austriacas en Serbia.
Se hizo un débil intento de interceptar a los asesinos en la frontera. Cuando eso falló, Pasic decidió que trataría de advertir a los austríacos de formas diplomáticas cuidadosamente vagas que no expondrían a la Mano Negra.

El ministro serbio en Viena, Jovan Jovanovic, recibió la tarea de advertir a los austriacos. Debido a sus opiniones extremistas y pan-serbias, Jovanovich no fue bien recibido en las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores de Austria. Sin embargo, se llevaba mejor con el Ministro de Finanzas, Dr. Leon von Bilinski.
El 5 de junio, Jovanovic le dijo a Bilinski que sería bueno y razonable que Franz Ferdinand no fuera a Sarajevo. "Un joven serbio podría poner un cartucho vivo en su arma en lugar de un cartucho de fogueo y dispararlo". Bilinski, que no estaba acostumbrado a las sutiles insinuaciones diplomáticas, se perdió por completo la advertencia. "Esperemos que no pase nada", respondió con buen humor. Jovanovic sospechaba firmemente que Bilinski no entendía, pero no hizo ningún esfuerzo adicional para transmitir la advertencia.

Los tres aprendices de la Mano Negra regresaron en secreto a Sarajevo aproximadamente un mes antes que Franz Ferdinand. A fourth man, Danilo Ilic, had joined the group and on his own initiative, recruited three others. Vaso Cubrilovic and Cvijetko Popovic were 17 year old high school students. Muhamed Mehmedbasic, a Bosnian muslim, was added to give the group a less pan-Serb appearance. Four Serbian army pistols and six bombs were were supplied from Serbian army arsenals.

Franz Ferdinand accepted the invitation of Bosnia's governor, General Oskar Potoirek, to inspect the army manoeuvres being held outside Sarajevo. The Archduke's role as Inspector General of the Army made the visit logical. It had also been four years since a prominent Hapsburg had made a goodwill visit to Bosnia.
The visit would also roughly coincide with his 14th wedding anniversary. While his wife Sophie, not being of royal blood, was not permitted to ride in the same car as her royal husband back in Vienna, such taboos did not apply to provincial cities like Sarajevo. During the visit, Sophie would be able to ride beside her husband -- a thoughtful anniversary gift.
Security during the visit was not tight. Franz Ferdinand was a brave man and disliked the presence of secret service men. Nor did he like the idea of a cordon soldiers between the crowd and himself. For the most part, Franz Ferdinand was welcomed warmly by the Bosnians. Sarajevo was not seen as hostile territory. Arrangements were not based on the assumption that the streets were lined with assassins. As it was, only Sarajevo's hundred and twenty policemen were at work.

June 28, 1914

At around 10:00 a.m., the archducal party left Philipovic army camp, where Franz Ferdinand had performed a brief review of the troops. The motorcade, consisting of six automobiles was headed for City Hall for a reception hosted by Sarajevo's mayor. The chosen route was the wide avenue called Appel Quay, which followed the north bank of the River Miljacka.
In the first automobile rode the Mayor, Fehim Effendi Curcic, and the city's Commissioner of Police, Dr. Gerde. In the second automobile, its top folded down and flying the Hapsburg pennant, rode Franz Ferdinand, Sophie and General Potoirek. The driver and the car's owner, Count Harrach, rode in front. The third automobile in the procession carried the head Franz Ferdinand's military chancellery Sophie's lady in waiting Potoirek's chief adjutant, Lieutenant Colonel Merizzi the car's owner and his driver. The fourth and fifth automobiles carried other members of Franz Ferdinand's staff and assorted Bosnian officials. The sixth automobile was empty -- a spare should one of the others fail.
The morning was sunny and warm. Many of the houses and buildings lining the route were decorated with flags and flowers. Crowds lined the Appel Quay to cheer the imperial couple. Amid the festive crowd mingled seven young assassins. They took up their assigned positions, all but one along the river side of the Appel Quay. First in line was Mehmedbasic, to the west of the Cumurja Bridge. Near him was Cabrinovic. The others were strung out as far back as the Kaiser Bridge.

The motorcade approached and the crowds began to cheer. As Franz Ferdinand's car passed Mehmedbasic, he did nothing. The next man in line, Cabrinovic, had more resolve. He took the bomb from his coat pocket, struck the bomb's percussion cap against a lamp post, took aim and threw the bomb directly at Franz Ferdinand.
In the short time it took the bomb to sail through the air, many small events took place. The car's owner, Count Harrach, hearing the bomb being struck against the lamp post, thought they had suffered a flat tire. "Bravo. Now we'll have to stop." The driver, who must have seen the black object flying, did just the opposite -- he stepped on the accelerator. As a result, the bomb would not land where intended. Franz Ferdinand, also catching a glimpse of the hurtling package, raised his arm to deflect it away from Sophie. She sat to his right, and so was between Franz Ferdinand and Cabrinovic.
The bomb glanced off Franz Ferdinand's arm, bounced off the folded car top and into the street behind them. The explosion injured about a dozen spectators. The third car was hit with fragments and stalled. Merizzi received a bad cut to the back of the head. Others in the party received minor cuts. The first and second cars continued on for a few moments then stopped while everyone assessed who was injured and who was not.

Cabrinovic swallowed his cyanide and jumped into the river. The trouble was, the poison was old -- it only made him vomit -- and the river was only a few inches deep. He was quickly seized by the crowd and arrested. The motorcade continued on to City Hall, passing the other assassins. Either because they thought Cabrinovic had succeeded or from lack of resolve, they failed to act.
At City Hall, a furious Franz Ferdinand confronted the Mayor. --Señor. Mayor, one comes here for a visit and is received by bombs! It is outrageous!" After a pause to calm himself, he regained his composure and let the Mayor speak. The Mayor, either completely unaware of what had happened, or personally ill equiped for crises, launched into his prepared speech. "Your Royal and Imperial Highness. Our hearts are full of happiness. & quot
By the end of the Mayor's speech, Franz Ferdinand had regained his composure and thanked his host for his cordial welcome. Activities at City Hall were observed as planned.

Discussions were held as to whether to change the rest of Franz Ferdinand's schedule. The Archduke did not wish to cancel his visit to the museum and lunch at the Governor's residence, but wished to alter his plans to include a visit to Merizzi in the hospital.
The same motorcade set out along the Appel Quay, but neither the Mayor's driver, nor Franz Ferdinand's driver had been informed of the change in schedule. This would have been Merizzi's job.
The young assassins had counted on succeeding on the first attempt. With no assurance that Franz Ferdinand would follow his original itinerary, the remaining assassins took up various other positions along the Appel Quay. Gavrilo Princip crossed the Appel Quay and strolled down Franz Joseph Street. He stepped into Moritz Schiller's food store to get a sandwich. As he emerged, he met a friend who inquired about a mutual friend.

The Mayor's car, followed by Franz Ferdinand's car turned off the Appel Quay and onto Franz Joseph Street, as originally planned, to travel to the museum. General Potoirek leaned forward. "What is this? This is the wrong way! We're supposed to take the Appel Quay!" The driver put on the brakes and began to back up. Franz Ferdinand's car stopped directly in front of Schiller's store -- five feet away from Princip.

Princip was quick to recognize what had happened. He pulled the pistol from his pocket, took a step towards the car and fired twice. General Potoirek happened to look directly at Princip as he fired. He thought the gun's report unusually soft. Both Franz Ferdinand and Sophie were still sitting upright. Potoirek thought the shots had missed, but given the assult, ordered the driver to drive directly to the Governor's residence.

Princip then turned the gun on himself, but was mobbed by the crowd. Police had to rescue Princip from the crowd before they could arrest him. Princip had swallowed his poison, but it was from the same batch as Cabrinovic's. He was violently ill, but did not die.

As the car sped across the Lateiner Bridge, a stream of blood shot from Franz Ferdinand's mouth. He had been shot in the neck. Sophie, seeing this, exclaimed: "For Heaven's sake! What happened to you?" She sank from her seat. Potoirek and Harrach thought whe had fainted and were trying to help her up. Franz Ferdinand, knowing his wife better, suspected the truth. Sophie had been shot in the abdomen and was bleeding internally.
& quotSopherl! Sopherl! " he pleaded. & quotSterbe nicht! Bleibe am Leben für unsere Kinder! & quot (Sophie dear! Sophie dear! Don't die! Stay alive for our children!)
The cars rushed to the Governor's residence. Sophie may have died before they arrived. Franz Ferdinand died shortly afterward.


Dragutin Dimitrijević and the Black Hand

The aim of the Black Hand was the unification of all southern Slavic peoples into the single Slavic nation-state of Yugoslavia—with Serbia as its leading member—and to protect those Slavs and Serbs still living under Austro-Hungarian rule by any means necessary.

The group relished in the ethnic and nationalistic strife that had overtaken Austria-Hungary and sought to stoke the flames of its decline. Anything that was potentially bad for its powerful northern neighbor was seen as potentially good for Serbia.

The high-ranking, Serbian, military positions of its founding members put the group in a unique position to carry out clandestine operations deep within Austria-Hungary itself. This included army colonel Dragutin Dimitrijević, who would later become the head of Serbian military intelligence and leader of the Black Hand.

The Black Hand frequently sent spies into Austria-Hungary to commit acts of sabotage or to foment discontent amongst Slavic peoples inside the empire. Their various anti-Austrian propaganda campaigns were designed, especially, to attract and recruit angry and restless Slavic youths with strong nationalistic sentiments.

One of these youths—a Bosnian, and a member of the Black Hand-backed youth movement known as Young Bosnia—would personally carry out the murders of Franz Ferdinand and his wife, Sophie, and thus help to unleash the biggest crisis ever to face Europe and the world to that point.


El asesinato del archiduque Franz Ferdinand

On Sunday June 28th, 1914, Franz Ferdinand and his wife Sophie traveled in a motorcade through Sarajevo their car was open topped and there was little security. The would-be assassins positioned themselves at intervals along the route. Initially, one assassin threw a bomb, but it rolled off the convertible roof and exploded against the wheel of a passing car, causing only minor injuries. Another assassin couldn’t get the bomb out of his pocket because of the crowd’s density, a third felt too close to a policeman to try, a fourth had an attack of conscience over Sophie and a fifth ran off. Princip, away from this scene, thought he’d missed his chance.

The royal couple continued with their day as normal, but after the display at the Town Hall Franz Ferdinand insisted he visit the mildly injured members of his party in the hospital. However, confusion led to the driver heading to their original destination: a museum. As the vehicles stopped in the road to decide which route to take, Princip found himself next to the car. He drew his pistol and shot the Archduke and his wife at point-blank range. He then tried to shoot himself, but the crowd stopped him. He then took poison, but it was old and simply caused him to vomit the police then arrested him before he was lynched. Within half an hour, both targets were dead.


The Causes of World War One

The spark which set Europe (and the rest of the world) alight was the assassination of the Austrian Archduke Franz Ferdinand by a Serb nationalist on 28th June, 1914.

Austria blamed Serbia, which then looked to Russia for support. Germany declared war on Russia in support of Austria and on France because of her alliance with Russia.

Britain declared war on Germany in support of Belgium and France, and on Turkey because of her alliance with Germany.

Britain declared war on Germany on August 4th 1914, but rivalry between the two countries had been growing for years. Germany resented Britain’s control of the world’s oceans and markets, while Britain increasingly viewed a Europe dominated by a powerful and aggressive Germany as a threat which must be contained.

Europe was now divided into the Central Powers (Germany, Austria-Hungary, Turkey and their allies) and the Triple Entente (Britain and the British Empire, France and Russia and their allies), with countries such as Spain, Albania, Norway, the Netherlands and Sweden remaining neutral.

Soon however most of the major nations of the world would become involved in the war. Australia, Canada, India and New Zealand became involved as part of the British Empire. In much the same way, colonies of the other European nations also entered the war, including many Asian and African countries. Initially neutral, the United States of America entered the war on April 6th 1917.

1. The assassination of the Austrian Archduke Franz Ferdinand by Serb nationalist – 28th June 1914
2. Austria-Hungary declares war on Serbia – 28th July 1914
3. Germany declares war on Russia – 1st August 1914
4. Germany invades Belgium – 3rd August 1914
5. Germany declares war on France – 3rd August 1914
6. Britain declares war on Germany – 4th August 1914
7. Austria-Hungary declares war on Russia – 6th August 1914
8. Britain declares war on Austria-Hungary – 12th August 1914
9. Russia declares war on Ottoman Turkey – 2nd November 1914
10. Britain declares war on Ottoman Turkey – 5th November 1914
11. Italy declares war on Austria-Hungary – 23rd May 1915
12. Bulgaria declares war on Serbia – 14th October 1915
13. Britain declares war on Bulgaria – 15th October 1915
14. Russia declares war on Bulgaria – 19th October 1915


How The Murder of Franz Ferdinand Unfolded

The Young Bosnians were a group of radical nationalists from Bosnia who planned the attack on the Archduke. Once their plan was in place, three members Gavrilo Princip, Trifko Grabez and Nedeljko Cabrinovic made their way to Belgrade where they obtained six handheld bombs, four pistols and cyanide capsules which they would use to commit suicide after the attack. They received these items from a terrorist group called the Black Hand, which held close ties with the Serbian army. Then, the men travelled back to Bosnia and Herzegovina, helped by the Black Hand to smuggle their weapons across the border.

The plan was in motion, and the world had no idea.

The Young Bosnians, Princip sits 3rd from the right
Image: Wikimedia Commons

The story of Franz Ferdinand’s assassination begins on the morning of June 28th 1914, when the Archduke and his wife Sophie arrived at the train station in Sarajevo. Ferdinand had come to inspect the Austrian imperial armed forces, despite being warned that potential danger awaited him in the capital in the form of a radical Serbian nationalist organisation.

As the couple travelled from the train station to the town hall by car, the first attack occurred. Nedeljko Cabrinovic, a conspirator, threw a bomb at the car. However, it bounced off and exploded underneath the car following behind, injuring a few passengers. The first assassination attempt was unsuccessful. The conspirators disbanded, thinking their opportunity had passed.

Little did they, or anyone, know that the consequences of a small change of plan was going to set in motion a series of events that would change the fate of the world forever.

After the first assassination attempt, the Archduke and Sophie were due to start making their way home. It wasn’t safe for them in Sarajevo, and they were advised to take a different route than previously planned to avoid any more danger awaiting them. However, the driver wasn’t informed of this change of plan. As they were making their way down Franz Josef Strasse, the street they were meant to avoid, the driver realised his mistake and quickly manoeuvred the car to turn back the way they came.

Meanwhile, the young Bosnian Gavrilo Princip was returning home, disappointed and discouraged after the failed assassination. As the driver tried to turn the car, it came to stop right in front of the place where none other than Gavrilo Princip stood.

Princip saw his window, quickly drew his pistol and shot the Archduke point blank in the throat. After a small struggle, he shot Sophie in the stomach. Both were pronounced dead before 11 AM. Princip attempted to commit suicide by swallowing a cyanide capsule, this failed, and instead he was detained. As Princip was only 19 years old he escaped the death penalty, and was instead sentenced to at least 20 years in prison.

Less than 4 years after the assassination, Princip died from tuberculosis in prison. The harsh and unsanitary prison conditions had been worsened by the war, and Princip spent his last years sickly and even had to have his arms amputated.

After the assassination, Princip’s reputation lay somewhere on the spectrum between “terrorist” and “national hero”. In Yugoslavia he was revered as a martyr, and had bridges and museums dedicated to him. His grave in Sarajevo became a pilgrimage site, and a plaque for him reads “Here in this historical place, Gavrilo Princip was the instigator of liberty, on the day of St. Vitus, the 28th of June, 1914.”


Was the Bosnian Crisis the trigger to WWI and not the assassination? - Historia


Gavrilo Princip killing Archduke Francis Ferdinand of Austria in Sarajevo
by Achille Beltrame
The Archduke and his wife were shot while riding in their car

Who was Archduke Ferdinand?

Archduke Franz Ferdinand was born in the city of Graz on December 18, 1863. After his cousin and father died, he became the heir to the throne of Austria-Hungary. His uncle, Franz Joseph, was the current emperor of the Austrian-Hungarian Empire. He was married to Sophie, the Duchess of Hohenberg.

Leading up to the Assassination

In the southern portion of Austria-Hungary was a region called Bosnia. Many of the Bosnians wanted to have their own country and not be under the rule of Austria-Hungary. The country of Serbia, just south of the Austria-Hungary border also wanted the freedom of the Bosnians. Serbia was an ally with the powerful Russian Empire and Austria-Hungary was allied with Germany.

When Archduke Ferdinand announced his trip to Sarajevo, Bosnian nationalists (people who wanted Bosnia to be its own country) saw their opportunity to strike at the Austrian Empire. With help from the neighboring country of Serbia, assassins were recruited and trained to kill the Archduke as he traveled through the streets of Sarajevo. These assassins were members of a terrorist group called the Black Hand.

On June 28, 1914 Franz Ferdinand and his wife were in the third car of a motorcade traveling through Sarajevo to the Town Hall. The Black Hand had several assassins positioned along the route.

On the way to the Town Hall, the first assassination attempt occurred. A man named Nedeljko Cabrinovic threw a bomb into the car with the Archduke. However, the bomb bounced off the car and landed under the next car in the motorcade. The car with the Archduke was able to speed away and make it safely to the Town Hall.

The assassins did not give up, however. On the return trip, the motorcade took a wrong turn. When the driver began to back up, another assassin named Gavrilo Princip happened to be right next to the car. He took advantage of this opportunity and began firing at the Archduke. He fired twice, hitting the Archduke once and his wife Sophie.

The crowd jumped on Princip and he was arrested by the police. At the same time the car sped to the Governor's residence to get medical help. Unfortunately, Sophie was dead before they arrived and the Archduke died a few minutes later.

Results and Why it Started WW1

The Austria-Hungary government saw the assassination as a direct attack on the country. They believed that the Serbians had helped the Bosnian terrorists in the attack. They made harsh demands on the Serbians which the Serbians rejected. At the same time, Russia began to mobilize their army to help protect Serbia. When Serbia rejected the demands, Austria-Hungary declared war on Serbia. A few days later, Germany declared war on Russia to help its ally Austria-Hungary. Then France began to mobilize to help its ally Russia, and Germany followed by declaring war on France. World War I had begun.


Ver el vídeo: Το τέλος του Α Παγκοσμίου Πολέμου και ο ρόλος του 11


Comentarios:

  1. Aahan

    No absolutamente necesario para mí.

  2. Gherardo

    la respuesta oportuna

  3. Maurits

    Completamente comparto tu opinión. En él, algo es y es una excelente idea. Está listo para apoyarlo.

  4. Stock

    Pido disculpas por no poder ayudarte. Pero estoy seguro de que encontrará la solución correcta.

  5. Magnus

    Felicitaciones, una gran idea y a tiempo

  6. Bragul

    Estoy seguro de que esto ya se ha discutido, por favor use la búsqueda en el foro.

  7. Tayson

    Sí, ni un higo, ¡esto no parece una consideración seria del problema!



Escribe un mensaje